2 de marzo de 2012


Tengo fé que no soy la única que ha tropezado
 en la calle por un descuido.
Y a querido aprovechar la situacion
para sentarse en la acera
y llorar como si tuviera una fractura expuesta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario